Las sesiones de hermanos son únicas. La complicidad que existe entre dos personas es algo que una cámara de fotos suele captar a la perfección. Buscar una bonita localización, que en Burgos hay muchas, salir un día con buena luz y dejar que los niños se diviertan y se expresen… El resultado puede ser mágico.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *