Las sesiones de hermanos me encantan por su complicidad. Estos dos se quieren un montón, y sus edades difrenetes hacen que su relación esté llena de aprendizaje y cuidados. Un recuerdo así no tiene precio. En unos años su valor será inmenso:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *