Siempre insisto en la edad de los recién nacidos para las sesiones. A veces me equivoco. Esta peque tenía tres semanas ya cuando vino al estudio, pero se durmió y me dejó hacer un montón de fotos. Nunca se sabe. Si son muy tranquilos, podemos conseguir un resultado fantástico.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *