Las sesiones premamá pueden ser como tú quieras, cada familia es distinta y para gustos los colores. Por ejemplo, Isabel, vino con la tirita pintada con Tambor y el nombre de su futuro bebé. Toda una obra de arte. Trajo tutús a juego y sabía cómo quería su sesión. Un recuerdo muy personal de su segundo embarazo. Además, como siempre que he visto a Nora, pasamos un rato de lo más divertido. Gracias una vez más por confiar en mi trabajo, familia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *