Yo quería pillar a Sara dormida, pero ésta pequeña, al igual que su hermano Oliver, no tenía ningún interés en cerrar sus preciosos ojos. Aún así, sus expresiones eran plácidas como pocas veces he visto en recién nacidos (me refiero al manipularles para hacer las fotos). Tranquila y apacible, me lo puso muy fácil. Claro que ya nos conocíamos

Hace 2 años y medio le hice las fotos a Oliver, y ahí se puede apreciar la diferencia, mi evolución. No voy a quitar los trabajos publicados anteriormente, son parte de mi propia formación como fotógrafa. Y espero que dentro de otros dos años, mejore, que cada día, mejore.

26

Sara-2 Sara-3 Sara-4 Sara-7 Sara-9 Sara-10 Sara-11 Sara-20 Sara-21 Sara-22 Sara-23 Sara-25 Sara-27 Sara-28 Sara-30

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *