Sigo pensando que las fotos en exterior de los niños son mucho más naturales que dentro de un estudio. Sobre todo cuando los niños ya tienen cierta edad.

A los bebés les “engañas fácilmente”. Pero a los chavales hay que motivarles un poco más. En un entorno natural, ellos se muestran más… como son ellos, naturalmente… Además, el verde les sienta bien a todos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *