Las bodas son rápidas, a veces no hay mucho tiempo para el reportaje de los novios. Miriam tenía muy claro que el día de la boda es para disfrutar con tus invitados y que parte  del reportaje lo haríamos otro día. Casi recién aterrizados de la luna de miel, se vistieron de nuevo y nos fuimos al pantano. Un poco de viento y unas bombas de humo hicieron el resto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *