Siempre digo que hago todos los recién nacidos en sus casas, pero la mamá de Pablo vive en un edificio de calefacción central y no nos arriesgamos a tenerle desnudo en una estancia fría. Así que vinieron al estudio. Lo que pasó es el motivo de por qué prefiero ir yo al domicilio.

Llegaron tarde (perfectamente comprensible con un recién nacido).

Nada más sacar al bebé del carrito se despertó y luego no había forma de dormirle (ojo, que con ésos ojazos está bien haberle sacado despierto, pero no pudimos conseguir las posturas adorables que buscamos en éste tipo de fotografías)

Faltaron toallitas (no suelo tener en el estudio ya que siempre voy a las casas, donde a las mamás no les falta de nada)

La luz de los flashes molestaba a Pablo. incluso las pocas veces que cerraba los ojos se asustaba por el destello, cosa que no ocurre con la luz natural con la que trabajo en las casas.

Aún así, y siendo una sesión muy breve, publico aquí sus fotos para que las futuras mamás confíen en que el mejor lugar para hacer éstas sesiones es, sin duda, su casa.

1 2 3 5 6-3 7 8 9-2 10-2 13 16 18

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *