La pequeña Naia dió mucho juego. Ésos enormes ojos oscuros llenan la habitación. Quiere verlo todo, y también como buen bebé, quiero tocarlo y saborearlo todo. Aquí teneis un gran ejemplo de cómo la fotografía de bebés es mejor llevarla acabo en su propia casa.

Ellos están mucho más a gusto.  Los padres no han de desplazarse con el cochecito, ni estar pendientes de si le toca la siguiente toma, que si hace mucho rato que está despierto… Que si no hay sitio para aparcar…

Una ventana y unas mantas calentitas es lo único que hace falta para fotografiar a un bebé. Os dejo con algunas de las imágenes.

FBC_4452 4439 FBC_4383 FBC_4385 FBC_4389 FBC_4390 FBC_4395 FBC_4397 FBC_4402 FBC_4405 FBC_4407 FBC_4419 FBC_4427 FBC_4428 FBC_4432 FBC_4434 FBC_4436 FBC_4448

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *