La mamá de éstas dos bellezas ha contado conmigo cada vez que tenía que hacer un regalo a alguien. Ésta vez, las fotos eran para ella. Pasé un rato estupendo en su casa mientras las niñas se preparaban para salir. ¡Nos íbamos a la nieve! no había mucha nieve en Pineda pero pasamos muchísimo frío.

A la pequeña Mencía no le gustó mucho, pero Jimena disfrutó de lo lindo. Os dejo con algunas imágenes de aquella mañana. Muchas gracias Silvia por dejarme a tus niñas pese a los dedos entumecidos y las narices rojas.

A Mencía es fácil sobornarla con un pintalabios (la protección de su cama da buena cuenta de la pasión de ésta pequeña por ellos). Y si no, pues siempre le queda ésa carita de gatito enfadado a ver si cuela… encantadoras.

5851 5853 5861 5867 5869 5872 5873 5875 5880 5881 5882 5885 5886 5887 5888 5890 5891 5892 5893 5894 5897 5899 5903 5906 5911 5915 5919 5924 5928 5929 5930 5931 5934 5935 5936 5946 5949 5951 5952 5953 5958 5960 5967 5969 5970 5971 5974 5975 5977 5981 5984 5991 5997 5998 6002 6005 6009 6011 6020 6021 6025 6032 6037 6041 6046 6048 6051 6055 6057 6058 6076 6081 6085 6094 6098 6100 6102 6104 6105 6106 6107 6115 6118 6139

3 thoughts on “Un pintalabios, nieve y un gatito enfadado”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *