Aunque soy de salir a la calle, me encanta hacer fotos sencillas en el estudio, sobre todo cuando  unos ojos como los de Saúl lo llevan todo. Vino con sus padres y su hermano Jaime, quien aguantó estoicamente tirones de pelo y manotazos varios.

Y ya que estábamos , salimos frente al estudio y descubrimos que la hierba y las flores le daban un poco de grima a éste pequeño, lo que es descubrir cosas nuevas.

Jaime y Saúl-34 Jaime y Saúl-40 Jaime y Saúl-45 Jaime y Saúl-48 Jaime y Saúl-49 Jaime y Saúl-50 Jaime y Saúl-51 Jaime y Saúl-52 Jaime y Saúl-53 Jaime y Saúl-79 Jaime y Saúl-82 Jaime y Saúl-84 Jaime y Saúl-89 Jaime y Saúl-92 Jaime y Saúl-93 Jaime y Saúl-96

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *