Y sus colores preciosos y sus olores terrosos, y sus oscuros rincones. Hicimos una ruta cerca del pico San Millán. Mal señalizada y bien empinada. Entre hayas amarillas y suelos crujientes pasamos una mañana de botas y cámara. Éste año, además, mañana de paseo con Xena, quien no hizo 9, sino 18 kilómetros porque cuando nosostros íbamos, ella ya había vuelto 2 veces.

One thought on “ECHO DE MENOS EL OTOÑO”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *