Los campos de lavanda que ahora salpican nuestro paisaje son una delicia para los sentidos. Ainara se portó genial durante la sesión. caminamos un rato, pero ni las piedrecitas del camino ni las abejas trabajando entre las flores asustaron a ésta preciosidad.

Ainara-7 Ainara-13 Ainara-19 Ainara-22 Ainara-27 Ainara-35 Ainara-38 Ainara-47

Ainara-0 Ainara-54

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *