En el estudio tenemos multitud de opciones, variedad de fondos y atrezzo para las sesiones. A veces con niños entre 2-3 años, se les queda pequeño, porque lo único que quieren es correr e investigarlo todo, pero es un reto, y me encantan los retos.

Aquí pueden ser un indio o jugar a ser pastelero mientras les hacemos unas fotos. Puedes aprovechar a usar por última vez ése vestidito de verano que ya le queda un poco justo. Da igual que fuera haga frío, al calorcito del estudio podemos sacarle la lengua al invierno y decirle que estaremos entretenidos aquí dentro hasta dentro de unos meses.

También te puedes apuntar a la moda del smash cake o como prefiero llamarlo en castellano: destrozar la tarta de tu primer cumpleaños. Tú sólo trae a tu bebé y la tarta, yo pongo el resto.

PRECIOS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *